Somos un colegio sostenible. Apostamos por la sostenibilidad en todos los ámbitos. Esto implica mucho más que reciclar los residuos. Creemos que la formación en sostenibilidad consiste en educar cuerpo y mente; y en implicar a toda la comunidad educativa. Por eso, hemos puesto en marcha un gran proyecto de ecología en el que participan desde el personal, hasta los alumnos y las familias.

Desde este curso, comenzamos a participar en un proyecto de Eco-Escuela para obtener el sello que nos identifique como un colegio sostenible y que cuida el medioambiente. La certificación, concedida por ADEAC (perteneciente a la red internacional Fundación for Environment Education FEE), nos va a dar la posibilidad de avanzar hacia un colegio sostenible.

Formamos ECO-ciudadanos conscientes, responsables y cívicos para un mundo mejor.

12 ACCIONES PARA CONSTRUIR UN ÉCOle

El Ministerio de educación francés incluye en el programa educativo la competencia de la conciencia ecológica.

Para hacer realidad esta meta, se ha redactado la llamada ‘Charte de l’école’, que incluye una norma sobre el respeto al medio ambiente. Esta ‘charte’ ha sido elaborada por los delegados y firmada por todos los alumnos de Primaria. Así, se comprometen a no tirar nada al suelo, conservar los lugares limpios y utilizar las papeleras especiales de reciclaje que hay en el colegio.

Además, creamos la figura del ECOdelegado. Se llama Juan y su creación tiene como objetivo  poner en marcha y supervisar los proyectos de cuidado del medio ambiente y la educación sostenible dentro del colegio. Entre sus iniciativas en cartera figura la organización de una carrera por el reciclaje.
Encuentro por la sostenibilidad y el civismo

Educación física íntegra. El programa pedagógico del Gobierno francés incluye la formación de los alumnos de 2º de Primaria en natación y bicicleta. La educación física forma en el hábito saludable del deporte como un beneficio para el cuidado de nuestro cuerpo. Además, la formación en el manejo de la bicicleta avanza hacia la sostenibilidad ambiental con el uso de este medio de transporte limpio. También apostamos por el trabajo en equipo y los proyectos que integren distintas materias, como las Miniolimpiadas, que cada curso reúnen a todos los niveles de Primaria para celebrar un torneo en el que unos compiten y otros cronometran hasta obtener resultados.
Le petit Molière: Le sport est important



Acrosport:

Civismo. Ciudadanos responsables, cívicos y capaces de ponerse en el lugar del otro. Son las cualidades de los alumnos que formamos. En este empeño, promovemos iniciativas como el proyecto sobre discapacidad que invitó al colegio a la asociación DEFA para contarnos cómo viven y hacer que los alumnos experimentaran por un momento cómo es moverse sobre una silla de ruedas. La campeona paralímpica Teresa Perales se unió a la experiencia abriendo las puertas de su entrenamiento a los alumnos.

Reciclaje solidario. Colaboramos con la ONG Arapaz para donar material escolar de segunda mano en buen estado a los proyectos de ayuda a los refugiados con los que esta organización colabora en Sáhara y Mauritania. Todas las familias del colegio colaboraron y el colegio contribuyó con mesas y sillas. En total, recogimos 22 cajas de material escolar.

Comedor sostenible. Una vez al mes celebramos el día vegetariano, que se compone de platos libres de alimentos animales, una demanda que vino desde los alumnos y que se ha establecido como norma en el plan mensual del comedor.

Además, nuestra cocina elabora un menú diario para más de 1.000 personas. Con la ayuda de una nutricionista, se diseñan platos equilibrados, donde predominan las verduras y legumbres.

Comedor participativo. Cada mes, se reune una comisión formada por los representantes de los delegados, la asociación de padres del colegio, la dirección y el personal del comedor para analizar el funcionamiento de este espacio, los menús y los proyectos futuros. Todos participan en la creación de este comedor sostenible.

Comedor ecológico. Junto a esta prioridad, hemos incorporado numerosos ingredientes ecológicos a nuestra despensa: lácteos, fruta y pasta. Nuestros proveedores son locales en pro de un comedor sostenible.

Y en la misma línea, todo el aceite usado en nuestras cocinas se recicla para evitar su vertido y contaminación. Cada mes se reciclan 400 litros de aceite.

El trabajo para conseguir este comedor sostenible continúa ampliándose cada día.

Inteligencia emocional. El bienestar de nuestros alumnos forma parte del medio ambiente del colegio. No sólo cuidamos la alimentación sostenible y equilibrada. También apostamos por su equilibro psíquico cuidando su actividad emocional, por ejemplo, a través de proyectos de artes plásticas que les ayudan a expresar sus sentimientos. Este trabajo repercute positivamente luego en el proceso de aprendizaje.

Talleres de inteligencia emocional.

https://youtu.be/sxx8fBKjEyk
Emociones interactivas.
Una asignatura llamada emoción.

Reciclaje en cada aula, patio y comedor. Cada día se generan numerosas bolsas de residuos orgánicos, envases y papel dentro del colegio. Es nuestra gran oportunidad para convertirnos en expertos recicladores y aportar mucho al medio ambiente. Por eso, se han habilitado papeleras para separar residuos en las aulas, en los recreos y en el comedor. Después de cada jornada, estas bolsas se depositan directamente en los contenedores de la ciudad.

Además, todos los productos químicos utilizados en el laboratorio contaminantes y perjudiciales para el medio ambiente no son desechados por el fregadero, sino que son guardados en unos bidones. De su correcto tratamiento se ocupa Ecoactiva.

Movilidad sostenible. Zaragoza va en bicicleta. De hecho es una de las ciudades de España donde más extendido está su uso. Siguiendo esta dinámica, el colegio ha dispuesto un aparcamiento específico para las bicicletas de alumnos y personal dentro del recinto. Y, además, una de las profesoras del centro ha organizado varias charlas para difundir el uso seguro y cívico de la bicicleta en la ciudad.

Viaje sostenible. Cada curso, los alumnos de 3º de Primaria viajan hasta Urrugne, en el País Vasco-francés, para pasar una intensa semana dedicada a la expresión corporal y el reciclaje. Tras visitar un centro potabilizador de agua (SMUN) y estudiar el impacto de los residuos en las playas de Hendaya, a su vuelta al colegio trabajan el reciclaje a través de distintas materias, incluidas las artes plásticas.
Arte reciclado

Viaje a Urrugne.

Familias implicadas. Un padre de un alumno de 3º de Primaria nos visitó para explicarnos cómo se trabaja en su empresa, dedicada a la recuperación de papel. Su mensaje llegó a los alumnos: “Vosotros decidís cómo recicláis en casa”.

En diciembre de 2016 celebramos nuestro primer mercado solidario de Navidad. Para hacer realidad este gran proyecto, implicamos a toda la comunidad educativa. Los padres participaron en numerosos talleres en los que realizaron, junto a los niños, los detalles que luego se venderían en el mercadillo. Los profesores aportaron su creatividad y esfuerzo para diseñar los objetos, organizar los expositores y realizar la venta el día del mercadillo.

Los fondos obtenidos durante este mercadillo se destinaron íntegramente a Unicef, organización con la que colaboramos habitualmente y que el año pasado nos nombró ‘Escuela amiga’.

El curso pasado arrancamos el gran proyecto del huerto escolar. La preparación del terreno, la plantación de las semillas y el proceso de crecimiento de cada planta fueron grandes acontecimientos para toda la comunidad educativa. Varios padres participaron en la creación de los maceteros, otros ayudaron a los alumnos a reconocer cada etapa.

El proyecto ha servido para poner en contacto a los alumnos con la naturaleza, el cuidado de las plantas y del medio ambiente. Además, se unió al aprendizaje de pautas sobre una alimentación equilibrada.

https://youtu.be/QcJTcKvEr9Q